Empresa: LABICA

Empresarios: Zeltia González García

¿Cómo surgió la idea de tu proyecto/empresa?

¡Cocinando, comiendo y diseñando! Así fue como a finales de 2015 surgió LABICA. Desde pequeña he sentido gran atracción por las manualidades, el arte y el diseño. Cuando me independicé, también afloró en mi el interés por la cocina y la comida saludable. Hace 3 años aproximadamente, realicé un curso de marca personal para poner en orden un montón de inquietudes personales y profesionales que tenía en la cabeza. Cuando conseguí aunar todos mis intereses floreció LABICA: una marca ecológica de mantelerías y accesorios textiles de cocina.

¿Desde la idea hasta convertirlo en proyecto/empresa cuáles fueron los pasos más importantes? ¿Y los impedimentos?

Soy Diseñadora Gráfica, especializada en Imagen y Diseño de Estampados. Debido a no tener formación en gestión y administración de empresas, todo los pasos eran (y son) importantes. Desde buscar información sobre el tipo de empresa que podía constituir, el registro de marca, cómo financiar el proyecto o las ventas online… ¡Todo era nuevo y relevante! Exceptuando la imagen de marca y el diseño de producto porque era la parte del proyecto que más clara y definida tenía. Los trámites burocráticos fue, sin duda, lo que más me costó. Pronto fui consciente de que esa parte de la empresa no era capaz de gestionarla yo sola y por eso, desde casi recién creada, cuento con la ayuda de una asesoría para todo tipo de gestiones administrativas y contables. También destacaría la importancia de ser consciente de todos los gastos económicos que supone crear y mantener una empresa. Actualmente, sigo aprendiendo cómo gestionarla o cómo optimizar poco a poco todos los procesos. Mi día a día es un aprendizaje continuo.

¿Tuvisteis algún apoyo?

La familia y los amigos fueron los primeros en conocer y apoyar la idea de negocio. Gracias a ellos conseguí darle forma y analizar las ventajas y desventajas. Busqué por Internet si existían empresas similares a LABICA y vi que había un hueco. Fue ahí cuando decidí acudir a Aje Vigo e informarme sobre qué podía hacer y cómo. Para financiar la empresa conté con varias alternativas: capitalizar el paro, solicitar una subvención para jóvenes emprendedores y la ayuda económica de familia y amigos. Además de los apoyos económicos, es importante rodearte de personas externas a tu entorno más cercano. Son vitales para ofrecer un punto de vista alejado del vínculo afectivo, y analizar de manera realista la viabilidad del modelo de negocio.

Tu empresa en 1 línea

Mantelerías y textiles ecológicos para chefs coloristas.

¿Cuál es tu objetivo? ¿A dónde y a quiénes querías llegar con tu proyecto?

Quiero crear cocinas ecológicas 100%. En el campo de la alimentación comenzamos a estar más concienciados, cada vez comemos menos alimentos procesados y nos preocupamos por si su composición es perjudicial para nosotros o nuestro entorno. A nivel textil, no solo el sector de la moda tiene que ser sostenible, sino también el de la decoración de hogar. Ahí es donde quiere estar LABICA. Mi mayor ilusión es conseguir inundar de vida, luz y color la cocina de personas a las que les encanta cocinar, disfrutan cuidando los detalles de cada velada y son conscientes del valor y el respeto de los derechos humanos y el medio ambiente.

¿Perspectiva de futuro?

Actualmente, realizo las ventas a través de www.labicakitchen.com, pero asistiendo a ferias y presentando el producto a distintos comercios, me he percatado de que el cliente aprecia mucho más la calidad del producto si lo toca y lo ve. Además del diseño colorista de sus estampados, gran parte del atractivo de esta marca es el tejido con el que confeccionamos los artículos: el algodón orgánico. Al tocarlo se aprecia su suavidad, calidad y resistencia, una experiencia sensorial que a través de internet cuesta transmitir. Por ello, uno de nuestros objetivos próximos es distribuir las mantelerías, delantales, y demás accesorios textiles en tiendas que compartan los mismos valores que LABICA.